martes, 6 de marzo de 2012

Instalar drivers nvidia remotamente

Aprovechando la aparición en debian del kernel 3.2.0-2 para amd64, aprovechando también el acceso remoto creado en el post anterior  y sabiendo que en cada modificación y /o actualziación del kernel (entre otros motivos) procedemos a la reinstalación de los driverse para las placas gráficas


Arrancamos accediendo remotamente nuestro Debian usando Putty. Teniendo ya las configuraciones necesarias damos click en "Open" y nos logueamos en nuestro Debian.
Habiendonos logueado satisfactoriamente, prodecemos a detener el servicio KDM (o el que estuviéramos usando, kdm, gdm, etc)
Detenido ya el servicio, nos movemos al directorio donde está descargado el driver de nvidia y procedemos a ejecutarlo (recordemos que requiere permisos de ejecución que no los tiene cuando los descargamos así que por la dudas le damos los permisos necesarios):
sudo chmod +x NVIDIA-Linux-x86_64-295.20.run
sudo ./NVIDIA-Linux-x86_64-295.20.run
(ese archivo corresponde a la versión actual descargada, obviamente debe ser reemplazado por la que vayamos a utilizar)
Al iniciar la ejecición del driver, aparece una guia de instalación, siendo la primer pantalla la que requiere aceptación de la licencia (la no aceptación de la misma hará que se cancela la instalación)
En el caso que ya tengamos instalada una versión anterior o que estemos reinstalando por actualización del kernel, nos avisará y pedirá confirmación para continuar la instalación.


 Seguido a esto comienza la copia de archivos o la instalación en si misma. Previa verificación de que no existan conflictos con otras versiones (como puede ser que hayamos instalado los drivers nouveau)

El siguiente paso es confirmar si queremos (o no) que instale además las librerías para 32bits (esto es porque estoy instalando la versión para 64 bits)

 Habiendo instalado todo, nos preguntará si queremos que actualice la configuración de xorg (hará automáticamente un backup de la actual configuración por si algo sale mal)
Y nos confirmará que finalizó la instalación.

Resta reiniciar el servidor gráfico X (no veremos nada gráfico en esta conexión remota)
Ya podemos cerrar seciones y disfrutar nuevamente de nuestro Debian.